Las carnes maduradas son aquellas que han pasado por un proceso de envejecimiento controlado para mejorar su sabor y textura. Este proceso permite que las enzimas naturales descompongan las fibras musculares, resultando en una carne más tierna y con un sabor más concentrado y complejo. La maduración puede ocurrir en seco o en húmedo, y puede durar desde unas pocas semanas hasta varios meses, dependiendo del tipo de carne y el resultado deseado. Las carnes maduradas suelen tener un perfil de sabor más profundo y una textura más suave, lo que las hace muy valoradas en la alta cocina y por los conocedores de la carne.

Mostrando los 5 resultados