La dieta mediterránea es un patrón alimenticio basado en los alimentos tradicionales de las regiones mediterráneas, como España, Italia y Grecia. Se caracteriza por un consumo alto de frutas, verduras, legumbres, frutos secos, aceite de oliva y pescado, con moderado consumo de lácteos, carnes magras y vino tinto. Esta dieta se asocia con numerosos beneficios para la salud, incluyendo la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares y el aumento de la longevidad. Es reconocida por su variedad de sabores, nutrientes y equilibrio nutricional.

Mostrando los 2 resultados