El queso de oveja madurado es un producto lácteo elaborado a partir de leche de oveja que ha sido sometido a un proceso de maduración prolongado. Este proceso permite que el queso desarrolle sabores más intensos y complejos, así como una textura firme y granulada. El queso de oveja madurado suele tener un sabor pronunciado y a veces picante, con notas terrosas y saladas. Es un ingrediente versátil que se puede disfrutar solo, en tablas de quesos, o como parte de platos culinarios, como ensaladas, pastas o acompañamientos.

Mostrando el único resultado