El queso curado o semicurado es un producto lácteo que ha pasado por un proceso de maduración, aunque menos prolongado que el queso curado. Esto le confiere un sabor más intenso que el queso fresco, pero menos pronunciado que el queso curado. Su textura puede variar desde firme hasta algo más suave, dependiendo de su tiempo de maduración. Es una opción versátil que puede disfrutarse sola, en tablas de quesos o como ingrediente en diversos platos culinarios.

Mostrando los 2 resultados