El queso curado es un producto lácteo que ha pasado por un proceso de maduración prolongado, lo que le otorga un sabor intenso y una textura firme. Suele tener notas más pronunciadas y un carácter más complejo en comparación con los quesos frescos o semicurados. Es ideal para disfrutar solo, en tablas de quesos o como ingrediente destacado en diversos platos culinarios.

Mostrando los 2 resultados